Publicado el

08/01/2019 - 09:30

En un mundo abrumado como el actual, agobiado por errores y horrores que destilan incertidumbre y alarma, el recuerdo de Juan B. Justo acerca el remedio para alivianar las dolencias que aquejan a la sociedad, y alumbra el sendero hacia la búsqueda de un mundo mejor.

Juan B. Justo supo renunciar al prestigio social y al bienestar económico que le concedía su profesión médica para adentrarse en el terreno de la lucha ardua y comprometida con el fin de suprimir, desde la teoría y desde la práctica, la enfermedad y el dolor del tejido social. Con su accionar incorporó en nuestro acervo la idea de justicia social, renovó el pensamiento nacional y transmitió, a las siguientes generaciones, las herramientas básicas en la búsqueda del progreso social.

En este sentido, la cooperación libre –o “la solidaridad para hacer”, en palabras del maestro– representa uno de los instrumentos necesarios para transitar con éxito el camino hacia una sociedad mejor, justa y fraterna.