Publicado el

03/09/2018 - 08:48

El Instituto de Enseñanza Superior Juan B. Justo ofrece una historia singular. Pues se trata de una experiencia pedagógica que emergió de la unión de voluntades orientadas por una misma búsqueda: el buen vivir de las personas en sus distintas aristas. Buen vivir que resultaría inviable sin las herramientas que la formación educativa de calidad ofrece.

Así, en el marco de la edificación del Complejo Habitacional de Villa del Parque en la ciudad de Buenos Aires por parte de la Cooperativa El Hogar Obrero (EHO), y en respuesta a las necesidades de las nuevas familias que comenzaban a habitarlo, EHO le cedió a la comunidad, allá por septiembre de 1964, el espacio que hiciera las veces de obrador en los comienzos de la construcción de dicho barrio cooperativo.

La entrega de ese espacio permitió escribir los primeros capítulos del devenir histórico de tan prestigiosa entidad. Concebido inicialmente como Guardería y Jardín de Infantes para los más pequeños, hoy, más de cinco décadas después, el Instituto de Enseñanza Superior Juan B. Justo, cuenta con los niveles inicial, primario y medio; con los Profesorados de Educación Inicial y de Nivel Primario, y con el Ciclo de Formación Pedagógica para Profesionales y Técnicos Superiores para desempeñarse en los niveles primario y/o medio.

Pensamiento, acción, solidaridad y cooperación fueron factores fundamentales que convergieron para impulsar el devenir de una experiencia educativa sin precedentes. Si entendemos a la educación, con Hannah Arendt, como “el punto en el cual decidimos si amamos al mundo lo suficiente como para asumir una responsabilidad por él, y de esa manera salvarlo de la ruina inevitable que sobrevendría si no apareciera lo nuevo, lo joven”, aquellas mujeres y aquellos hombres que supieron asumir esa responsabilidad para dar respuestas efectivas a las necesidades de su comunidad, nos interpelan, con su ejemplo, a continuar y a actualizar su mensaje.