Históricamente orientada por la difusión de la Educación Cooperativa y la Cultura de la Cooperación, actualmente, la Cooperativa El Hogar Obrero promueve el desarrollo de actividades culturales conjuntamente con la Biblioteca Obrera "Juan B. Justo", el Centro Cultural y Biblioteca Popular "Carlos Sánchez Viamonte", la Academia Nacional del Tango y la Academia Porteña del Lunfardo.

 

 

Av. La Plata 85, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, lunes a viernes de 14.00 a 20.00 hs.

 

Entidades hermanas. El Hogar Obrero y la Biblioteca Obrera "Juan B. Justo" han firmado un acuerdo de colaboración que delinea un marco de trabajo común, ayuda mutua y tarea solidaria entre ambas instituciones hermanas. En este sentido, EHO, actualmente, coopera a nivel administrativo con la Biblioteca a los fines alcanzar el óptimo de su funcionamiento institucional.

 

En este escenario común, del diálogo constructivo entre diversas miradas, concepciones e intereses institucionales, ha emergido un enriquecedor plan de acción conjunta entre ambas entidades, que redundará en mayores beneficios para los asociados de EHO.

 

Para más información, pueden comunicarse con el Área Institucional de la Cooperativa.

 

Clic aquí para conocer las novedades de la Biblioteca.

 

***

 

Reseña. La Biblioteca Obrera, al igual que otras entidades fundadas por Juan B. Justo, reconoce un origen modesto, fruto del esfuerzo de un pequeño grupo de trabajadores manuales e intelectuales. Tuvo como antecedente al Centro Socialista de Estudios. Su objetivo fue servir al progreso intelectual de la clase trabajadora mediante la divulgación de la verdad económica y social, editar publicaciones, dictar conferencias y cursos, y formar una biblioteca.

 

En esta tarea colaboraron, a sugerencia de Justo, Antonino Piñero y el abogado Carlos Malagarriga. Participaron de los preparativos, también, los artistas Eduardo Schiaffino y Ernesto de la Cárcova, el escritor Roberto J. Payró y luego Leopoldo Lugones. La fundación oficial se formalizó el 25 de septiembre de 1897 cuando  se aceptaron la donación y estatutos del Centro Socialista de Estudios.

 

La primera Comisión Administrativa quedó conformada por Emilio Roqué, Mauricio Kliman y Naúm Chertkoff quienes comenzaron su tarea sin otra mira que coadyuvar en una acción que sabían bien, por ser ellos mismos trabajadores, que contribuiría a ascender el nivel intelectual y moral de los mismos. Instalada en un comienzo en una pieza de la casa de la calle México 2070, pronto necesitó aumentar sus instalaciones dado el acrecentamiento del material bibliográfico y la intensa actividad cultural, por lo que ocupó los salones del primer piso con entrada por el 2076. 

 

El primer bibliotecario fue el tipógrafo Fernando Lanzola, quien entregó lo mejor de su empeño  al ideal de la justicia social. En idéntica forma actuó en la Cooperativa El Hogar Obrero, la Asociación Obrera de Socorros Mutuos, el Partido Socialista y el Periódico La Vanguardia.

 

Otro hombre vinculado a la institución, primero como lector y luego como bibliotecario, fue el carpintero Pedro Bianchi. A lo largo de tres décadas estuvo al frente de la Biblioteca, en la vieja casa de la calle México y luego en la Casa del Pueblo, a la que fue trasladada en 1927, instalándose en el salón del primer piso sobre la Av. Rivadavia 2150. A Bianchi lo sucedió Juan B. Lamesa, de profesión tornero, a cargo de la biblioteca en la Casa del Pueblo hasta 1953 y posteriormente en Av. La Plata 85.

 

La marcha de la Biblioteca fue afianzándose desde los primeros 54 socios, una colección de 300 libros y una concurrencia de 778 lectores en 1897, hasta los 1200 socios, 60000 libros y un movimiento de 71250 lectores en su sede y 55000 préstamos a domicilio en 1950; pero el 15 de abril de 1953 fue asaltada e incendiada por una horda criminal. La entidad había logrado singularizarse como una de las más importantes y eficientes del país, con una colección dedicada a las ciencias sociales de mayor mérito en América Latina.

 

A lo largo de su vida la institución sufrió ataques de parte de distintos gobiernos represores de la cultura popular y bandas antiobreras pero ninguno llegó a tanto como el de 1953. Nada quedó en pie en la vieja, prestigiosa y querida Biblioteca. Todo había sido devorado por el fuego en ese aciago día que se cometió, como bien lo llamó Juan Antonio Solari,  el "crimen de lesa cultura".

 

Fue entonces importante la tarea de la reconstrucción que contó con decenas de laboriosos militantes quienes hicieron posible que la Biblioteca Obrera, llamada "Juan B. Justo" desde la muerte del insigne maestro, se reconstituyera en la casa de Av. La Plata 85. La acción tesonera de Arturo L. Ravina permitió ponerla de pie nuevamente en 1961, durante la presidencia de José P. López.

 

Desde mediados de los años ochenta, presidió la entidad durante casi dos décadas Libertad Grondona quien, con la colaboración de las hermanas Susana y Angela Galán y la bibliotecaria Andrea de Yorio, atendió la importante demanda de decenas de estudiantes que accedían al servicio de préstamo de textos, fotocopias y clases de apoyo escolar. La casa cuenta con un importante material bibliográfico que llega a los 90000 volúmenes, la colección del periódico "La Vanguardia", numerosos periódicos obreros de fines de siglo XIX y principios del XX, etc. También se dictan cursos de idiomas, computación, fotografía, pintura,  además  de brindar obras de teatro, proyección de películas y espectáculos musicales.

 

En diferentes oportunidades se desarrollaron actividades de interés social como jornadas auspiciadas por las funaciones "Jean Jaures", "Pablo Iglesias" y "Justo - Repetto", además de congresos profesionales y políticos, y jornadas sobre cooperativismo.

 

La institución siguió prestando importantes servicios a la cultura argentina no solamente con su material bibliográfico para beneficio de los numerosos lectores que se acercaban a su sede sino con distribución de folletos, la edición de libros y los cursos y conferencias. Por sus salas pasaron figuras notables de la cultura y la ciencia, ya sea para nutrirse de sus servicios o exponer sus conocimientos. Entre ellas, podemos citar a personalidades como Nicolás Repetto, Alfredo Palacios, Alicia Moreau, Orlando Carracedo, Arturo Vainstok, Emilio Frugoni, Alberto Gerchunoff, Alejandro Castiñeiras, Hugo Gambini, Enrique Llamas de Madariaga, Florencio Escardo, René Favaloro. Asimismo, Luisa Vehil, Onofre Lovero, Marikena Monti, Susana Rinaldi, Walter Santa Ana, Ingrid Pellicori engalanaron su salón de actos brindando actuaciones populares.

 

Con una historia de más de cien años,  la Biblioteca Obrera "Juan B. Justo" ha devenido en referente de la vida cultural de Buenos Aires y de las instituciones populares dedicadas a la divulgación y promoción de los valores de la justicia social, la democracia, la libertad y la solidaridad.

 


 

 

Austria 2154, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, lunes a viernes de 16.00 a 20.00 hs.

 

Beneficios. En el marco del convenio suscripto con el Centro Cultural y Biblioteca Popular "Carlos Sánchez Viamonte" (CSV), los asociados de EHO pueden acceder a la Biblioteca y a los cursos, conferencias, ciclos, talleres y demás actividades organizadas por el Centro Cultural. 

 

Para más información, pueden comunicarse con el Área Institucional de la Cooperativa.

 

Clic aquí para conocer las novedades del CSV.

 

***

 

Reseña. La Biblioteca Popular y Centro Cultural “Carlos Sánchez Viamonte” funciona en una vieja casona del barrio de Recoleta construida en 1901, y se constituyó como biblioteca socialista en 1926. En esta dirección, Austria 2154/56, funcionó durante muchísimos años la redacción del diario "La Vanguardia", el famoso periódico del Partido Socialista. Desde 2005, constituida como asociación civil sin fines de lucro bajo el nombre de Centro Cultural y Biblioteca Popular “Carlos Sánchez Viamonte”, fue superando y rearmando la vieja biblioteca, que había quedado olvidada durante mucho tiempo.

La casa, con varias deficiencias por su antigüedad, se fue recuperando y hoy el edificio cuenta con innumerables mejoras como la reparación total de pisos, techos y terraza, pintura e instalación eléctrica nueva, así como mobiliarios y bibliotecas.

 

Actualmente cuenta con una gran cantidad de socios y lectores que concurren a diario a retirar libros y videos de su catálogo, y realiza actividades culturales de manera periódica, entre las que se cuentan el Cineclub La Rosa, el ciclo de conciertos de guitarra "Música en la biblioteca", presentaciones de libros, obras de teatro, conferencias y encuentros literarios. Además, ofrece talleres anuales y temporales de literatura, historia, baile, pintura, yoga, etc.   

 


 

 

Avenida de Mayo 833, Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

 

BeneficiosEn el marco del convenio suscripto con la Academia Nacional del Tango, los asociados de EHO son beneficiarios de una bonificación del 30% en la cuota correspondiente a los cursos y seminarios organizados y desarrollados por la Academia. Para ello, deberán presentar la credencial o certificación* que acredite su condición de asociado de la Cooperativa.

 

Para más información, pueden comunicarse con el Área Institucional de la Cooperativa.

 

***

 

Reseña. La Academia Nacional del Tango es la única reconocida que se dedica al género musical. Con más de 20 años de historia y edificio propio en pleno microcentro de la Ciudad de Buenos Aires, tiene como objeto el estudio y la difusión de las artes del tango, música, letra, baile, en sus composiciones e interpretaciones y relaciones con la sociedad. 

 

Cuenta con un Museo, biblioteca, hemeroteca y discoteca de interesantes magnitudes y aproximadamente 25000 partituras. Se realizan exposiciones de arte en el salón Julio y Francisco de Caro, supervisadas por el Mº Leo Vinci. Se dictan cursos, clases especiales, seminarios, pero, sin duda, el material más importante, es el humano.

 


 

 

Estados Unidos 1379, Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

 

BeneficiosEn el marco del convenio suscripto con la Academia Porteña del Lunfardo, los asociados de EHO son beneficiarios de una bonificación del 30% en la cuota correspondiente a los cursos y seminarios organizados y desarrollados por la Academia. Para ello, deberán presentar la credencial o certificación* que acredite su condición de asociado de la Cooperativa.

 

Para más información, pueden comunicarse con el Área Institucional de la Cooperativa.

 

***

 

Reseña. Con más de 50 años, la Academia Porteña del Lunfardo se dedica al estudio y difusión del lenguaje de los porteños y considera que el lunfardo agranda el idioma. Está considerada dentro del Patrimonio Intangible. Posee un salón de actos, se dictan cursos, conferencias, seminarios, se desarrollan plenarios públicos y privados, y se profundiza en su relación con el tango, el cine, el teatro.

 

Como toda lengua es dinámica, se incorporan términos y modismos permanentemente, que son analizados pormenorizadamente por los académicos titulares y consultos. Es maravillosamente rico escuchar presencias que ubican el origen de la palabra diaria en un giro que se ha observado en La Divina Comedia o en El Quijote, por ejemplo. La Academia se dedica también a la publicación libros y folletos sobre la temática que están en venta en su sede social.